Saltar al contenido
Internetizados

¿Qué es el stalking, cómo funciona y cómo evitar que te lo hagan en tus redes sociales?

stalking y ciberacoso

En la actualidad, el uso de las redes sociales se ha extendido hasta el punto de que prácticamente todas las personas tienen al menos una cuenta en alguna red social. Esto ha llevado a que el stalking pase de solo presentarse en las celebridades al punto en que cualquiera que esté registrado en una red social pueda ser víctima de este modo de acoso.

¿Te preocupa esta situación? Ninguno deseamos ser víctima de esto y por eso vamos a explicarte de que se trata esta manera de actuar de los acosadores. También te enseñaremos si es realmente muy peligroso y más importante aún como puedes protegerte.

¿Qué es el stalking?

Esta expresión proviene de la palabra en ingles stalker y hace referencia a la acción de acosar o acechar. Pero actualmente este término se utiliza en el ámbito de las redes sociales para definir la acción de una persona a través de una red social o incluso varias con el propósito de saber algo o todo sobre ti. ¿Esto quiere decir que todos hacemos stalking?

Realmente si utilizas redes sociales entonces probablemente has stalkeado al visitar el perfil de alguien para ver sus acciones, comentarios, fotos o datos; pero tranquilo, esto es algo normal. El problema se presenta cuando se va más allá de simplemente buscar o ver información de alguien sin mala intención, lo que puede abarcar acciones perjudiciales para quien es víctima del stalking.

¿Qué tan peligroso es el stalking?

Hay una gran diferencia en que alguien te vea o siga en las redes sociales por curiosidad, para saber tu situación actual, tu pasado o sencillamente sin ninguna mala intención y el que alguien busque acecharte de forma obsesiva afectándote de algún modo o que te acose de manera sistemática con el propósito de hacerte daño.

Claro, algunos acosadores probablemente no tengan intenciones de perjudicarte, pero su forma de actuar te puede afectar de alguna manera y es aquí donde se vuelve peligroso. Muestra de esto es que han existido casos donde el stalking o ciberacoso ha llevado a algunas personas a vivir permanentemente con miedo o a quitarse la vida.

Esto ha hecho que en algunos países se llegue a considerar esto como un delito y puede ser penado si lo denuncias a las autoridades y compruebas el acoso. Por supuesto, para considerarlo delito deben existir ciertas condiciones o grado de stalking donde esté en riesgo tu integridad física o mental.

¿Cuándo se convierte en delito el stalking?

Hay que tener claro que el ciberacoso no abarca el hecho de que alguien vea tu perfil, información, publicaciones o comente en tus estados porque esto es parte del propósito de las redes sociales. Lo que se analiza son las intenciones, la frecuencia, el contenido de los mensajes y especialmente el efecto que tiene esto en ti.

Por lo tanto, para las autoridades el stalking se convierte en hostigamiento cuando lo realizan de forma insistente y reiterada durante un periodo de tiempo que pasa a ser un problema grave. Así mismo, se considera delito cuando causa alteraciones profundas en tu vida cotidiana o afecta tus sentimientos de seguridad y libertad.

Esto puede incluir desde que alguien te envíe de forma constante mensajes sin tu consentimiento o realice incesantemente comentarios en tus perfiles, hasta llegar al extremo de robar tu identidad, extorsionarte o amenazarte a ti y tu familia aprovechándose de la información que ha obtenido en la red social.

¿Cómo funciona el stalking?

Existen varios tipos de stalkers, algunos solo buscan una forma de acercarse a ti. Otros se obsesionan con vigilar todo lo que haces y hay quienes buscan venganza haciéndote daño, lo cual es frecuente entre parejas y exparejas. Según sus intenciones tienen determinada forma de actuar y muchas veces esta va evolucionando de forma negativa con el paso del tiempo.

Espiar de forma anónima

Normalmente comienzan por obtener toda tu información en cada una de tus redes sociales y están siempre al tanto de cada movimiento que realizas. Quien te vigila y no quiere que sepas quien es, generalmente lo hace de forma anónima creándose un perfil falso para que no puedas identificarlo.

Contacto obsesivo

Otros van más allá de solo vigilarte, comienzan a buscar la manera de interactuar contigo de forma insistente quizás dando likes a cada una de tus publicaciones, comentando todo lo que haces y hasta enviándote cientos de mensajes para conversar contigo. Incluso pueden tratar de espiarte personalmente si obtienen tus datos como la dirección de tu residencia o trabajo.

Acciones dañinas

En algunos casos sus intenciones es causarte daño, humillarte o afectar tu reputación buscando la manera de hostigarte. Pueden exponer públicamente algo vergonzoso de ti para que muchos lo vean y hasta provocar que te ataquen por las redes. Así mismo, pueden robar tu identidad con intención de crearse un perfil de ti para hacer publicaciones que te afecten o realizar compras a tu nombre.

¿Cómo evitar que te hagan stalking?

La realidad es que todos los que tenemos redes sociales estamos expuestos al stalking; no obstante, puedes tomar algunas precauciones y medidas. Si haces esto evitarás que los peligrosos acosadores puedan aprovecharse de tus redes para acecharte, vigilarte o causarte daño. Toma en cuenta las siguientes recomendaciones:

Analiza tus publicaciones

Muchos acosadores buscan algún tipo de información en tus publicaciones como las fotos o vídeo que subes a la red. Por lo tanto, ten cuidado con lo que publicas en detalles como el sitio donde te encuentras o si se ve alguna información personal. Recuerda que a veces la red social le aplica de forma automática la ubicación geográfica a la fotografía o vídeo.

No publiques información personal

Por ninguna razón hagas pública información de tus tarjetas de crédito ni tus datos bancarios. Si necesitas enviar esta información por la red social hazlo de la forma más privada posible. Por otro lado, tu dirección de residencia o de donde trabajas tampoco es prudente que lo publiques porque podrán ubicarte. Esto es lo que muchos acosadores buscan.

Verifica la privacidad y permisos de tus cuentas

Asegúrate de tener tu cuenta privada de modo que tu perfil, publicaciones y datos no sean públicos. Lo mejor es que tengas control sobre quienes pueden ver dicha información y cual es específicamente la información que podrán ver. También es importante que evites aceptar en tus cuentas todo tipo de personas y desconocidos, recuerda que normalmente los acosadores tienen perfiles falsos.

Configuración